Registro de seguidores

lunes, 16 de julio de 2018

Las pálidas sombras del mundo virtual



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el16 de julio de 2018.

Estuve, hace unos días, con unos amigos en una reunión familiar. Entre ellos se encontraba un pequeño de seis años que se notaba inquieto pidiendo la atención de sus papás y hermano mayor quienes lo atendían pero sin lograr satisfacerlo del todo. Después de un tiempo los papás nos dijeron que, por accidente, el pequeño había roto la pantalla de su tableta, la que llevaba a todos lados, y que por eso estaba inquieto. Finalmente alguien le preguntó al pequeño porqué no buscaba otro niño de su edad entre los invitados y jugaba con él con la respuesta de que no sabía cómo hacerlo. Un adulto se levantó de la mesa, lo tomó de la mano y lo presentó con otro niño, de forma que se rompió la barrera y jugaron toda la tarde sin volver a la mesa.

Siendo honestos, ¿Quién no ha llegado a un lugar donde no conoce a nadie y después de un rato, ante la ansiedad social, se abalanza sobre su teléfono para sentirse menos solo? Yo lo he hecho y eso que tengo la confianza que me da la experiencia de cómo presentarme a gente que no conozco y también de cómo comenzar una conversación. Ahora, poniéndome en lugar de una generación que creció usando los celulares como una niñera electrónica y de dónde, además, obtiene toda su información sobre la que construye su visión del mundo, que considera como sus amigos a personas que nunca ha visto pero con quienes comparte el mundo virtual de un videojuego en línea, no me sorprende que no sepan cómo resolver la ansiedad social de acercarse y comenzar la interacción con otras personas. No me sorprende pero me preocupa, llevándome a la pregunta fundamental: ¿Es la adicción a los dispositivos la causa de la ansiedad o es solamente el medio de escape a la ansiedad que les da vivir en un mundo incierto?

La situación actual es incierta en el sentido que las formas de vida tradicionales, desde los medios de producción hasta la forma de comercializar han cambiado, pasando por la forma de alimentarnos y también la de interaccionar, inclusive hasta de cómo buscar pareja. Todos estos cambios, muy rápidos y no siempre sancionados por las familias, generan un vacío en la continuidad social. Los mayores no sabemos cómo responder a las necesidades de los jóvenes porque nosotros nunca las tuvimos, tampoco tenemos las herramientas tecnológicas para ayudarlos a comprender que el mundo virtual es solamente un pálido reflejo del mundo real, como las sombras en la caverna de Platón.

Puede ayudarnos saber que los dispositivos no son más que aparadores de productos comerciales, igual que los de una tienda, y que buscan atraer la atención de sus clientes para hacer negocio. Siendo tantos y tan llamativos los productos, la competencia entre ellos los lleva a desarrollar  estrategias cada vez más sofisticadas y usan la tecnología y el conocimiento científico para llegar a lo más profundo de nuestro cerebro de forma que nuestra atención, limitada por cierto, se desvié hacia ellos, alejándonos de la realidad. Competir con eso es difícil y quizá la única salida a esta situación sea declararnos incompetentes para acompañar a nuestros jóvenes en su recorrido por el mundo virtual pero es importante hacerles saber que lo que sí podemos hacer es ayudarlos a comprender y dominar el mundo real, algo que tendrán que afrontar tarde o temprano y qué mejor que sabiendo que no están solos.

lunes, 9 de julio de 2018

¿Qué podemos hacer para que México tenga un sincrotrón?




Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 9 de julio de 2018.

Hace más de 15 años escuché a Eduardo Horjales decir que México necesitaba un sincrotrón. Un sincrotrón es una mega estructura que transforma electricidad en luz, la luz más brillante y poderosa que existe, la luz de sincrotrón, millones de veces más intensa que la del sol. Esa luz se compacta y refina hasta concentrarla en un haz miles de veces más delgado que un cabello. Con ese haz se puede traspasar la materia, cualquier tipo de materia: biológica, rocas, metales, líquidos, etc., arrojando a su salida información sobre su estructura. Como una radiografía pero de muy alta resolución, hasta el nivel de átomos.

Eduardo se regresó a Brasil y yo seguí mi vida hasta que en 2012 y por iniciativa de Antonio Del Rio conocí a Matías Moreno quien me convenció no solo que México debía tener un Sincrotrón sino que era posible tenerlo pronto. Inspirada por ellos y por colegas como José Mustre, Tomás Viveros, Armando Antillón, Mauro Napsuceale, José Jiménez Mier y Terán y Lupita de la Rosa nos lanzamos juntos a alcanzar el sueño.

En esos momentos conocí a Víctor Del Rio. Víctor es un expatriado mexicano en Australia que decidió no dejar de ser mexicano y también velar, desde allá y a su manera, por el desarrollo de nuestro país y entre sus proyectos se encontraba, para mi deleite, la construcción de un sincrotrón en México. De lograrse, nuestro país contaría con la herramienta más valiosa que existe para la investigación científica y para el desarrollo de nuevas y poderosas tecnologías para atender los más importantes retos a los que nos enfrentamos en estos momentos: salud, alimentación, energía, entre otros.

Con su gran empatía compartí con Víctor la visión de que si queremos que el proyecto se realice hay que cambiar de estrategia para acercarlo más a quienes asignan el presupuesto. En este sentido y después de muchas charlas se decidió que dentro del proyecto de inversión del Fondo Mixto Conacyt-Morelos destinado a la redacción del proyecto científico del Sincrotrón mexicano se asignaran recursos para una investigación más social donde se desarrollara la historia de los rechazos que tuvieron que sufrir durante muchos años proyectos de otros sincrotrones hasta que rompieron la barrera y pudieron realizarse.

Les comento todo esto porque el pasado miércoles 4 de julio se presentó en una conferencia de prensa el producto de esta investigación, el libro UN ASUNTO DE ESTADO: LA CONSTRUCCIÓN DEL PRIMER SINCROTRÓN EN MÉXICO. El libro contiene una serie de historias reveladoras de la naturaleza humana que, a pesar de las diferentes nacionalidades, se caracteriza por la resistencia al cambio y por el temor a tomar decisiones atrevidas. En los cuatro casos estudiados (España, Brasil, Australia y Jordania) el proyecto tuvo oposición en sus inicios desde diferentes frentes, sobre todo el de gobernantes, quienes tuvieron dificultad en entender la importancia científica, tecnológica e industrial de una inversión de esta naturaleza.

La clave para disolver la oposición es el conocimiento de estas historias, interesantes y amenas, no solo por los gobernantes sino por todos nosotros para que podamos, con una sola voz, demandar a quienes corresponda la inversión en un proyecto importante, relevante y pertinente para México en el Siglo XXI. Si quieren acompañar a Víctor con la lectura del libro, dejen aquí su correo electrónico y el autor les hará llegar una copia con mucho gusto.



martes, 19 de junio de 2018

El cerebro durante las campañas





Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 18 de junio de 2018.

Nuestro cerebro es un órgano formado por células al igual que el resto de nuestro organismo, pero por un tipo muy especial de células llamadas neuronas. Las neuronas, a diferencia de otras células que podríamos describir como pequeños bultos, son más parecidas a estrellas de múltiples picos. Cada uno de estos picos se llama axón y al conectarse con otra neurona dan lugar a la sinapsis.

Cada neurona tiene un número diferente pero abundante de axones, eso significa que puede establecer múltiples sinapsis con sus neuronas vecinas. Cada vez que nosotros tenemos actividad cerebral, ya sea porque respondemos a un estímulo como el frío, queremos hacer un movimiento o simplemente porque pensamos algo, las neuronas utilizan las sinapsis para transmitir una corriente eléctrica que recorre todo el cuerpo. Como resultado, tenemos un escalofrío, levantamos un brazo o sonreímos, si es que el pensamiento que tuvimos es agradable.

Las neuronas responden también a lo que escuchamos, a lo que vemos y a lo que aprendemos. Si los estímulos que recibimos son abundantes y diversos, las neuronas responden con múltiples  sinapsis de corto plazo. Si los estímulos que recibimos son pocos y repetitivos, las neuronas establecen menos sinapsis y éstas se van volviendo rígidas.

Durante las campañas estamos expuestos a numerosos estímulos y así como podemos decidir escucharlos todos permitiendo que nuestro cerebro reciba y responda a la diversidad también podemos decidir limitarnos a recibir solamente algunos reduciendo la actividad de nuestro cerebro. Si estos estímulos, además de ser pocos resultan ser mensajes sencillos, cortos y repetitivos, entonces nuestro cerebro se limita todavía más generando menos sinapsis que se van fortaleciendo cada vez que escuchamos el mensaje, rigidizándose y reduciendo la posibilidad de responder a otros.

Si el tiempo es corto el cerebro tendría posibilidad de reaccionar y recuperar su plasticidad, sin embargo, si el estímulo es recibido durante mayor tiempo, digamos meses o años, la rígida arquitectura neuronal que genera se vuelve prácticamente irreversible. Esta rigidez impide que respondamos a estímulos diferentes, es decir, que generemos nuevas sinapsis volviéndonos inflexibles. Esta situación es completamente fisiológica y no depende de la edad, del género o de la inteligencia de la persona y nadie está exento, ni yo misma.

Conocer cómo nuestro cerebro se adapta y responde a los mensajes externos ya sean políticos pero también ideológicos o religiosos ayuda a entender cómo nuestro organismo participa en la construcción de nuestro sistema de creencias y también cómo podemos, con gimnasia mental, revitalizarlo y darle mayor plasticidad.

Tal como el cuerpo de una persona que abandonó el ejercicio, recuperar la plasticidad neuronal requiere voluntad y disciplina pero los resultados son igualmente benéficos para nuestra salud física y mental. En lo social, este cambio mejoraría nuestra convivencia al permitirnos no solamente escuchar ideas diferentes a nuestras creencias sino también al darnos la oportunidad de ejercer nuestro derecho a cambiar de opinión.



lunes, 11 de junio de 2018

Ciencia y Política



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 11 de junio de 2018.


En estos últimos días recibí de diferentes fuentes el video de la última entrevista que otorgó Carl Sagan, uno de los más importantes divulgadores de la ciencia, antes de morir en 1996. En esta entrevista Sagan reflexiona sobre la relación de la ciencia y la política, más precisamente, sobre la necesidad de que las decisiones políticas las tomen personas con un conocimiento suficiente sobre ciencia y tecnología. A pesar del tiempo y el espacio, los argumentos permanecen vigentes y merecen ser conocidos y considerados.

La realidad inalterable es que vivimos en una época en que el desarrollo social está, como nunca, impulsado por la ciencia y la tecnología. Tecnología de la salud en forma de poderosas vacunas y novedosos tratamientos médicos. Tecnología en telecomunicaciones en forma de dispositivos móviles inimaginables hace diez años interconectados por la internet. Tecnología ambiental que permite evitar y mitigar la contaminación revirtiendo el daño al medio ambiente. Tecnología en manufactura que permite que cualquiera pueda ingresar sus productos al mercado con mucho menos recursos gracias al abaratamiento de la impresión en tercera dimensión. Tecnología energética que permite la generación de electricidad a partir de fuentes renovables.

En la entrevista, Carl Sagan se pregunta si las personas que toman las decisiones tienen la formación mínima indispensable para dirigir el futuro de la sociedad y pone como ejemplo el Congreso de su país, Estados Unidos, donde el partido republicano recientemente había cerrado la oficina de evaluación de tecnologías dejando la toma de decisiones en ciencia y tecnología sin un respaldo técnico. En esas condiciones, sigue la entrevista, se generaría una mezcla combustible de ignorancia y poder y predijo que tarde o temprano iba a estallar en sus caras.

Las reflexiones de Sagan resultaron, desafortunadamente, correctas. Para 2017 el recientemente electo Presidente de Estados Unidos decidió, en contra de todas las evidencias científicas, desconocer el origen humano del calentamiento global y retirar a su país del Pacto de París. En consecuencia, desmanteló los programas presupuestales destinados a la transición energética revigorizando a la industria petrolera.

Otra evidencia de la falta de conocimiento mínimo de ciencia y tecnología en las decisiones de gobierno es su pasividad ante la popularización del movimiento antivacunas, promovido por celebridades de televisión que aseguran que las vacunas provocan autismo. Este movimiento ha despertado pánico en una población que también carece de la formación científica mínima para cuestionar a dichas celebridades con la consecuencia que en Estados Unidos, en estos momentos, hay brotes de enfermedades que en México están controladas como son tosferina, tuberculosis, varicela, paperas, sarampión o rubeola.

En la entrevista, Sagan deja claro que es indispensable que el nivel educativo de los gobernantes sea el mínimo necesario para que las decisiones, personales o colegiadas, que toman a nombre de la sociedad lo hagan con base en evidencias científicas, en datos, en números y no solamente en buenas intenciones o, en el peor escenario, en ocurrencias. 

Información adicional.

Video de la entrevista completa con subtítulos en español

https://www.youtube.com/watch?v=Ek8TSx5yLU8.

lunes, 7 de mayo de 2018

Los venenos ¿Amigos o enemigos?


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 7 de mayo de 2018.

Según el Diccionario de la Lengua Española, un veneno es un sustancia que, introducida en un ser vivo, es capaz de producir graves alteraciones e incluso la muerte. Ocasionalmente los venenos provienen de fuentes minerales, como por ejemplo el arsénico, pero en lo general provienen de fuentes vegetales.

Las plantas producen este tipo de compuestos como una estrategia de supervivencia para evitar ser consumidas por insectos o por animales. Si realizáramos un estudio sistemático, encontraríamos que prácticamente todas y cada una de las plantas que tenemos en casa, en nuestro jardín o en el campo que nos rodea, son potencialmente venenosas. Solamente el conocimiento ancestral de nuestras sociedades nos permite saber con precisión cuáles plantas, o partes de ellas, son aptas para consumo humano y cuáles no.

Los venenos son producidos en las plantas como parte de su metabolismo secundario, es decir, no son compuestos esenciales para ellas sino que se sintetizan y se acumulan para funciones ecológicas. Los metabolitos secundarios poseen estructuras químicas diversas como por ejemplo los alcaloides, los terpenoides o los fenólicos.

La humanidad ha desarrollado un profundo entendimiento de estos compuestos con muy diferentes resultados. Por un lado han sido fundamentales para conocer la fisiología humana, es decir, sabemos cómo funcionan nuestras células a través de entender el mecanismo bioquímico de acción de un veneno. Un ejemplo clásico es el efecto del cianuro sobre la respiración.

Por otro lado, algunos venenos, al ser usados en dosis muy diluidas tienen efectos terapéuticos como por ejemplo la digitoxina, proveniente de Digitalis purpurea, cuyo análogo sintético la digoxina es ampliamente utilizado en pacientes con insuficiencia cardiaca. Finalmente tenemos a los metabolitos psicoactivos, aquellos cuyo blanco de acción se encuentra en el cerebro.

Dentro de este grupo tenemos algunos compuestos como son la cafeína del café o la nicotina del tabaco, que no necesariamente son inocuos o no generan dependencia, pero que su suave efecto en nuestro comportamiento hace que su consumo sea tolerado por lo que se pueden comercializar libremente. El lado oscuro de este grupo lo componen otras moléculas como los cannabinoides de la mariguana o la cocaína de la planta Erythroxylum coca las cuales, debido a su intenso e impredecible efecto sobre el comportamiento de las personas acompañado de una fuerte adicción y efectos degenerativos, no son aceptados socialmente.

Los venenos son el resultado de millones de años de evolución y como todo en la naturaleza no son por si mismos ni buenos ni malos, nos corresponderá a nosotros, con base en nuestras decisiones, si los volvemos nuestros mejores amigos o nuestros peores enemigos. 

Información adicional.

Metabolismo secundario en plantas



Plantas venenosas en México y en el mundo










domingo, 15 de abril de 2018

Concentración por la Ciencia en Morelos 2018




Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 16 de abril de 2018.

El pasado 14 de abril se llevó a cabo la segunda Concentración por la Ciencia en Cuernavaca, en Plaza de Armas para ser más precisa. Esta actividad surge el año pasado en Estados Unidos como una respuesta a la postura anticientífica del gobierno de ese país y rápidamente se expandió por todo el mundo incluyendo México y, por supuesto, nuestro estado donde es convocada por la Academia de Ciencias de Morelos.

El objetivo básico es acercar el conocimiento científico al ciudadano esperando que al conocer de primera mano el quehacer de los profesionales de la ciencia mejore su apreciación hacia ellos y de esa forma ir suavizando la opinión pública para que, eventualmente, impacte en el presupuesto hacia las universidades y los centros e institutos de investigación públicos, que es donde se realiza la investigación en México.

Morelos cuenta con 43 centros e institutos de investigación y dos más en construcción donde trabajan dos mil investigadores quienes imparten cátedra en más de 70 maestrías y doctorados en todas las áreas del conocimiento. Nuestros investigadores han sido extremadamente competitivos permitiendo que en lo que va de este año ya se hayan obtenido dos premios nacionales en ciencia. Esta competitividad proviene de la estabilidad laboral de todos y cada uno de ellos ya que, a pesar de los vaivenes sexenales, ningún centro de investigación de Morelos ha cerrado sus puertas desde 1940 cuando se crea el Campo Experimental del INIFAP en Zacatepec. La competitividad de nuestros investigadores se refleja igualmente en la calidad de sus proyectos lo que les permite concursar por fondos públicos para la investigación así como ofrecer soluciones a la industria nacional.

Gracias a toda esta infraestructura física y humana, Morelos ha logrado consolidar un ecosistema de innovación muy atractivo para el talento y también para la inversión privada destacando dos sectores. Por un lado el sector farmacéutico donde nuestros investigadores son líderes mundiales en la generación de nuevas tecnologías como por ejemplo vacunas, antisueros, anticuerpos terapéuticos, dispositivos médicos, entre otras. Por otro lado también somos líderes en energías renovables, en particular en la transformación de la energía solar para calentar agua o para generar electricidad.

El tener tantos centros e institutos de investigación es bueno para nuestro estado. Desde el punto de vista educativo significa que nuestros hijos pueden estudiar hasta el nivel doctorado y adquirir competencias de calidad internacional sin salir de Morelos. Por otro lado la presencia de tantos y tan buenos profesores impacta en el nivel educativo general ya que su labor se dispersa por todo el territorio mediante la participación en clases y conferencias. Finalmente, desde el punto de vista económico, tener capital humano de tan alto nivel derrama en la creación de empresas de base tecnológica que generan empleos de alta especialización bien remunerados.

Nada mal para ser uno de los estado más pequeños del país ¿no creen?

Información adicional

Academia de Ciencias de Morelos

Ecosistema de innovación de Morelos

Portafolios de inversión por sectores
http://sicyt.morelos.gob.mx/contenido/portafolio-de-inversión

Nuevas tendencias para el tratamiento del cáncer



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 2 de abril de 2018.


Dice la Biblia que Matusalem tenía 187 años cuando engendró a Lamec y después vivió otros 782 años aunque no existe registro de ninguna persona que haya vivido tanto tiempo. Es más, actualmente disfrutamos de la más alta expectativa de vida en la historia siendo de 70 años a nivel global y en México de 75 años. Vivimos más, vivimos mejor y ya no nos enfermamos de lo mismo.

Hasta hace 100 años las principales causas de muerte correspondían a padecimientos infecciosos transmisibles como neumonía, tuberculosis e infecciones gastrointestinales. En estos momentos el panorama es muy diferente. Avances recientes en tecnologías médicas han ayudado a controlar, desde una perspectiva de salud pública, los padecimientos transmisibles con excepción de la influenza que ocupa el noveno lugar. Los enemigos a vencer ahora son los no transmisibles como los padecimientos cardiovasculares, el cáncer y las enfermedades crónico-degenerativas entre ellas el Parkinson y la diabetes.

De todas estas enfermedades no hay ninguna que despierte más alarma que el cáncer. Su sola mención provoca angustia debido a la agresividad del padecimiento y por lo tanto se ha apoderado del imaginario colectivo. La identificación de alimentos como el café o los embutidos ahumados como promotores de cáncer se propaga por redes sociales. Por otro lado, se recomiendan dietas alcalinas, medicamentos herbolarios o tratamientos como la ozonoterapia como balas de plata para contener el desarrollo de la enfermedad una vez diagnosticada.

Sea como fuere los médicos y los científicos hemos fallado en transmitirle a la población que a pesar de poseer características comunes el cáncer no es una enfermedad única y, por lo tanto, no existe ningún tratamiento universal. En un buen número de casos se trata de padecimientos congénitos siendo el mejor estudiado el cáncer de mama donde la presencia de ciertas variaciones de los genes brca 1 y 2 predicen con alta probabilidad la ocurrencia del padecimiento por lo que pueden ser usados como pruebas genéticas diagnósticas. En otros casos son adquiridos por factores ambientales como el contacto con asbesto y otros agentes carcinogénicos como el cigarro.

Precisamente por la diversidad en su origen, en estos últimos 20 años se han desarrollado nuevos tratamientos, diferentes a la quimioterapia, para atender casos particulares. Como ejemplos tenemos la terapia derivada del uso de células madre contenidas en el cordón umbilical para abatir la leucemia infantil; el uso de semillas radioactivas para el tratamiento del cáncer de próstata conocido como braquiterapia que sustituye exitosamente a la cirugía; y, finalmente, una nueva generación de medicamentos biológicos conocidos como anticuerpos terapéuticos que permiten el ataque selectivo de las células malignas sin efectos secundarios y cuya eficacia ha sido demostrada clínicamente para cáncer de mama, de colon y algunos tipos de linfoma.

Sin quitar importancia a la seriedad el padecimiento hay que tener claro que abandonar un tratamiento médico por seguir una terapia alternativa pone en riesgo la vida. La ciencia ha aportado mucho para el tratamiento del cáncer y lo seguirá haciendo hasta que lo erradiquemos como lo hemos hecho ya con otros padecimientos devastadores como la viruela y la peste bubónica.  Mientras tanto, coman sano, hagan ejercicio y disfruten el privilegio de estar aquí y ahora.

Información adicional
Evolución de la expectativa de vida a nivel global

Anticuerpos terapeúticos: éxitos, limitaciones y expectativas para el futuro (en inglés)

La braquiterapia, una alternativa no quirúrgica para el cáncer de próstata

Nuevas herramientas moleculares para el diagnóstico del cáncer


domingo, 18 de marzo de 2018

Lo que el Nobel le puede aprender a los Oscares



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 12 de marzo de 2018.

El Premio Nobel es el máximo reconocimiento a la actividad científica en el mundo. Conferido por la Fundación Nobel y bajo solicitud expresa de Alfred Nobel quien legó una parte importante de su fortuna reconoce a quienes, en el año precedente a la entrega de cada premio, generen el mayor beneficio a la humanidad dividido en cinco partes iguales: física, química, fisiología o medicina, literatura y paz. Posteriormente se incluyó la categoría de economía. La elección de los ganadores la delegó a diferentes Academias e instituciones suecas.

Otorgado por primera vez en 1901 ha reconocido a 892 personas y 24 organizaciones con 585 premios y es esperado con ansía por la comunidad científica y académica de todo el mundo. El proceso de selección está diseñado para reducir al mínimo posible las distorsiones que impidan que un investigador sobresaliente pueda ser nominado, sin embargo en el portal del Premio Nobel se indica que solamente el 5% de los premios han sido otorgados a la mitad de la población de científicos del planeta, desde Marie Curie en 1903 hasta Youyou Tu en 2015 solamente 48 mujeres han sido galardonadas. Este dato es claramente una distorsión que amerita una reflexión.

Comencemos con el acceso a la educación que ha cambiado desde principios del siglo XX cuando existía resistencia a la incorporación de mujeres, para estos momentos se ha liberado esa barrera y la matrícula a nivel licenciatura demuestra una clara igualdad entre géneros, por lo menos en países desarrollados. Posteriormente se encuentra la incorporación a la actividad de investigación, donde una vez más hay que reconocer que se han realizado acciones exitosas para que las plantas laborares en los centros e institutos alcancen la igualdad en oportunidades. Posteriormente viene el desarrollo dentro de la disciplina, aquí es donde se comienza a identificar que las mujeres tienen menor probabilidad de llegar a puestos de dirección y también a coordinar esfuerzos colectivos de alto nivel. Finalmente el reconocimiento de los pares, como por ejemplo, el otorgamiento del Premio Nobel.

En este último punto podría haber dos explicaciones: ya sea que las mujeres sean nominadas con menos frecuencia y por ese menos reconocidas y la otra es que a pesar de ser nominadas a la par de sus colegas hombres no sean seleccionadas. Desafortunadamente no hay manera de saberlo en toda su extensión puesto que la Fundación Nobel declara secreta la lista de nominados por 50 años. Sin embargo lo que sí sabemos de los datos públicos es que entre 1901 y 1967 solamente diez mujeres fueron nominadas en todas las categorías y de ellas 6 fueron reconocidas, un porcentaje bastante alto, lo que sustenta la primera hipótesis, la inequidad en el proceso de nominación.

En este sentido es interesante que el proceso de nominación sea por invitación. Los diferentes comités envían formas confidenciales a un grupo de personas que, de acuerdo a criterios propios de cada disciplina consideran competentes y calificados para nominar. Entre estos nominadores se encuentran miembros suecos y extranjeros de las diferentes Academias Suecas; miembros del comité en cuestión; galardonados por el Premio Nobel en años anteriores; Profesores titulares de las diferentes escuelas y facultades de Suecia, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y en particular, el Instituto Karolinska en Estocolmo; Presidentes o Jefes de Departamento en el área del comité de, al menos, seis universidades extranjeras con la finalidad de dispersar adecuadamente las oportunidades y, finalmente, otros científicos que la Academia considere apropiado invitar.

La situación genera un círculo vicioso pues al tener menor presencia en los premios así como en puestos directivos, se reduce también la participación femenina en los comités de nominación. A diferencia de una expresión publicada en el portal de la Fundación respecto a la intención de que los nominados sean apropiadamente explorados en los diferentes países, no se hace ninguna mención a la equidad de género. Aquí me pregunto si no debieran aprender los Premios Nobel de la entrega de los Oscares, donde para cada categoría se premia a un hombre y a una mujer.

Tener categorías diferenciadas por sexo es un acción afirmativa, es reforzar de manera activa algo que no está ocurriendo espontáneamente y sin duda es más equitativo que una acción de cuotas donde la mitad de los premios debieran darse a las mujeres. Esta directiva en los Oscares no llevó a la disminución de la calidad, al contrario, las mujeres saben que si su trabajo es de excelencia tendrán una oportunidad tan franca como la tienen los hombres por lo que se esfuerzan al máximo. En estos momentos existe una falta de incentivos en las mujeres para aspirar al Premio Nobel. Recordemos que equidad es igualdad de oportunidades no condescendencias ni facilidades. 

P.D. Dedicado a Mireya y Jorge por haber llamado mi atención sobre el tema.

Información adicional

Fecha de otorgamiento de los Premios Nobel a mujeres en las diferentes disciplinas con datos provenientes del portal 






martes, 27 de febrero de 2018

Medicina de precisión


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 26 de febrero de 2018.

Desde sus inicios la medicina ha buscado prevenir y curar las enfermedades que aquejan a la mayoría de la población. En este sentido, el bien de los más ha sido prevalente sobre el de los menos, tanto desde la perspectiva de la investigación como desde la de los servicios de salud pública. Padecimientos recurrentes como diabetes, cáncer en sus diferentes modalidades y enfermedades cardiovasculares se posicionan como prioridades nacionales y absorben la mayoría de los recursos públicos y privados. Sin embargo, con el avance y sofisticación de los tratamientos nos encontramos que actualmente las diferencias genéticas, ambientales y de estilo de vida de los pacientes comienzan a cobrar relevancia y que cada vez es menos efectivo el tratamiento genérico forzando a los médicos tratantes a hacer ajustes en el consultorio.

Como respuesta a esta realidad es que surge una nueva forma de medicina llamada de precisión. Este enfoque permitirá que tanto los médicos como los investigadores puedan predecir qué tratamiento para cierta enfermedad podrá ser más efectivo, más económico y con menos efectos secundarios para cada uno de nosotros. Por lo tanto veremos que los médicos solicitarán, además de los estudios de gabinete a los que estamos acostumbrados, la secuenciación del genoma del paciente. Los avances en tecnología de secuenciación permiten que esta prueba tenga un costo actual de alrededor de 30 mil pesos con tendencia a la baja.

La disciplina que se encarga del análisis del contenido del genoma humano se llama BioInformática y Morelos resulta ser el lugar de nacimiento y más importante semillero de la bioinformática mexicana desde hace treinta y cinco años y cuenta actualmente con seis centros de investigación donde laboran más de 100 especialistas: Centro de Ciencias Genómicas e Instituto de Biotecnología (UNAM), Centro de Investigación en Dinámica Celular (UAEM), Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (IPN), Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (INSP) y Universidad Politécnica de Morelos. Adicionalmente, nuestro país cuenta con un Instituto Nacional de Medicina Genómica cuya sede estaba contemplada originalmente para ser Morelos, sin embargo la falta de asesoría adecuada indujo al gobierno del estado a declinar el apoyo en el momento de su creación por lo que se instala en 2004 en la Ciudad de México, mermando momentáneamente nuestro liderazgo en el tema.


Con la intención de retomar el rumbo y reforzar el liderazgo de Morelos, en los últimos cinco años se ha invertido en la construcción dos nuevos centros de investigación, el Centro de Investigación en Ciencias Aplicadas y Tecnología Avanzada Morelos (CICATA del IPN) y el Centro Público de Investigación BioInfotec (CONACyT), gracias a los cuales aumentará el número de especialistas en el análisis del genoma humano pero también en la siguiente etapa, que es el diseño y desarrollo de nuevos fármacos. 

Para quienes quieran conocer más de éste tema los invitamos a participar en el Simposio Internacional de BioInformática Morelos 2018 que ser realizará próximamente donde podrán escuchar lo más reciente e importante en el tema a nivel global de la voz nuestros especialistas en investigación y de una nueva clase empresarial, jóvenes talentosos y con mucho empuje, quienes invierten decididamente en ciencia y tecnología de punta transformando la economía del estado. Los promotores del Simposio son el BioInfotec y el Gobierno de Morelos bajo la dirección de un comité científico conformado por los doctores Sonia Dávila Ramos (CIDC UAEM), Alejandro Sánchez Flores (IBT UNAM) y Jesús Martínez Barnetche (CISEI INSP)

Con todo este esfuerzo más la suma de voluntades de la industria farmacéutica es que México y sobre todo Morelos, podrán incorporarse por el carril de alta velocidad a la autopista de la medicina de precisión en beneficio no solo de nuestros conciudadanos sino de la humanidad.

Información adicional

Nota oficial sobre la creación del BioInfotec
https://www.infotec.mx/es_mx/infotec/infotec_crea_bioinfotec

Sitio oficial del Simposio Internacional de Bioinformática Morelos

lunes, 19 de febrero de 2018

Preservando la misión social de las becas de posgrado


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 19 de febrero de 2017.

El fin último del otorgamiento de becas es romper las barreras que impiden que ciertas personas, por su situación económica, social o de algún otro tipo que implique una desventaja, puedan acceder a la educación superior; así como promover este tipo de educación y apoyar la investigación científica y tecnológica. En este sentido la existencia de un sistema de becas de posgrado no solamente colabora para perpetuar la transmisión inter-generacional del conocimiento científico y tecnológico sino que es, por sí mismo, un exitoso instrumento de movilidad social. En el artículo de la semana pasada conocimos la controversia constitucional derivada de la suspensión de la beca de maestría de un estudiante ante la existencia simultánea a la misma de un empleo remunerado no relacionado a la docencia o investigación. En breve, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia resolvió conceder el amparo a un estudiante de la Maestría en Derecho en la UNAM pues encontró sustentada la controversia entre el mandato del artículo 3º de la Constitución donde se garantiza el derecho a la educación y el artículo 5º de la misma donde se garantiza el derecho al trabajo remunerado.

Esta decisión deberá ser acatada por el CONACyT restableciendo la beca al quejoso, sin embargo, también sienta un precedente para la oportuna revisión del Programa y su reglamento. Con la intención de proveer de elementos para la discusión, aquí presento una visión de cómo afectaría al despenalizar que sus más de 72 mil becarios disfruten de un empleo remunerado al mismo tiempo de sus estudios en el funcionamiento de éste y otros programas del Consejo y también algunas propuestas.

Lo primero es identificar cómo está vinculado de facto el Programa de Becas de Posgrado Nacionales con el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) y el Sistema Nacional de Investigadores (SNI). Esquemáticamente, si un investigador desea permanecer en el SNI debe pertenecer como docente a, al menos, uno de los 2,155 Programa de posgrado inscritos al PNPC y dirigir el desarrollo de tesis a los estudiantes del mismo. Para los Posgrados, se demanda que dentro de su plantilla docente cuenten con una mayoría de investigadores pertenecientes al SNI con la labor de dirigir el desarrollo de las tesis de los estudiantes. Finalmente, la asignación de las becas a los estudiantes no se hace de manera individual, sino que se evalúa al posgrado y a sus docentes (investigadores inscritos al SNI) y dependiendo de la calificación colectiva se otorga un número de becas que el mismo posgrado asigna una vez acreditada la calidad e idoneidad académica del postulante. Uno de los elementos clave para dicha evaluación es la eficiencia terminal, es decir, la fracción de los estudiantes de primer ingreso que obtienen el grado en el número de semestres previsto. La presión para cumplir con este indicador se transmite directamente a los docentes/investigadores ya que para poder preservar el nombramiento dentro del SNI precisan de un programa de posgrado exitoso y éste, de una alta eficiencia terminal, generando un ciclo de responsabilidades. Una de las consecuencias colaterales de este ciclo es la expansión reciente del número de posgrados y la cada vez más severa competencia por la matrícula.

Desde la perspectiva del estudiante, el contar con una beca que permita una subsistencia decorosa mientras desarrolla sus estudios de posgrado es una oportunidad para dedicarse de tiempo completo a la realización de la tesis con lo que se cumple el fin último del programa de becas. Esta dedicación, aunada al seguimiento personalizado del director o directora de tesis, aumenta las probabilidades de realizar un trabajo de calidad en el tiempo previsto. Bajo estas premisas es que el ciclo de responsabilidades ha sido exitoso. Sin embargo, desde hace algunos de años ha sido evidente la inquietud de los estudiantes de posgrado ante la necesidad de mejorar sus ingresos con un trabajo remunerado asumiendo, inclusive, el riesgo de la pérdida de la beca.

La resolución de la Suprema Corte podría llevar a eliminar del reglamento y sus convocatorias la dedicación exclusiva como un requisito para el goce de la beca de posgrado. En estas condiciones algunos becarios podrían optar libremente por incorporarse al mercado laboral. Asumiendo lo delicado de la generalización, es probable que algunos becarios opten por disminuir el ritmo de sus estudios ya sea difiriendo la toma de materias o en perjuicio de su rendimiento en los proyectos de investigación. En cualquier caso y a diferentes niveles, es predecible que la eficiencia terminal de algunos posgrados sufra una afectación por debajo de lo que permite el reglamento con el riesgo de perder su pertenencia al PNPC impactando directamente a los docentes/investigadores a quienes se trasladaría el riesgo hacia su permanencia en el SNI.

En este escenario se hace necesario buscar alternativas ya sea mediante el rediseño institucional en CONACyT que lleve a la desvinculación de los programas involucrados en el ciclo o de otras medidas que permitan reducir el impacto de la resolución de la Suprema Corte sobre el sistema antes de que se vulnere por el flanco más débil, la estabilidad del SNI. El texto  mismo de la resolución (de la cual recomiendo su lectura) nos indica: “No pasa inadvertido para esta Suprema Corte que pueden existir casos en que con motivo de una misma convocatoria de becas comparezcan aspirantes en igualdad de circunstancias académicas o que cuenten con proyectos igualmente valiosos, y que en esos casos bien podría optarse por dar preferencia a quienes tengan una mayor necesidad económica, esto es, a quienes no cuenten con un trabajo remunerado, atendiendo al tope presupuestal y fondos correspondientes; pero ello no puede ser un factor determinante para eliminar a los aspirantes que sí cuenten con un empleo”.

El debate apenas inicia y quizá en el mejor momento, cuando se comienza a estructurar lo que pudiera ser un proyecto a largo plazo para la ciencia en México.

Información adicional

El otorgamiento de Becas de Posgrado Nacionales por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) se sustenta jurídicamente en los siguientes documentos: el Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación (PECITI); la Ley Orgánica del CONACyT y su reglamento para el Programa de Fomento, Formación y Consolidación de Capital Humano de Alto Nivel; el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación y la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en su artículo 3º el cual garantiza el derecho de los mexicanos a la educación.


Reglamento de Becas CONACyT 2018


Reglas de operación del Programa de Becas de Posgrado


Convocatoria becas nacionales 2017 donde se indica el requerimiento de dedicación exclusiva




lunes, 12 de febrero de 2018

El derecho de los estudiantes de posgrado al trabajo


Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 12 de febrero de 2017.

Desde su origen en los años 70s, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) tiene el mandato social de fomentar la formación de cuadros de alta especialización en todos los campos del conocimiento. Desde entonces y hasta la fecha, más de 400 mil personas (incluyéndome a mí) hemos obtenido una especialidad médica o un grado de maestría o doctorado en ciencias naturales, ingeniería, ciencias sociales, artes o humanidades bajo el amparo del Conacyt. El instrumento institucional por excelencia para cumplir este mandato es el programa de becas para estudios de posgrado. Sin estas becas, la mayoría de los ahora maestros o doctores hubiéramos tenido que abandonar los estudios, resultando ser una de las acciones de movilidad social más importantes y exitosas de la nación. Sin embargo, las condiciones cambian y los programas de gobierno deben evolucionar para adaptarse y seguir cumpliendo con el mandato de la sociedad.

De manera general, el programa de becas para estudios de posgrado apoya con recursos para su manutención a quienes acrediten los exámenes de ingreso a algún plan de estudios inscrito al programa nacional de posgrado de calidad (PNPC), también perteneciente al Conacyt. La asignación de la beca se revisa semestralmente en función del desempeño del estudiante mediante la evaluación de sus actividades escolares y de investigación durante el tiempo que dure el plan de estudios. Al finalizar, el becario obtiene el grado mediante un examen ante un jurado especializado con lo que se consideran cumplidas las condiciones del convenio de asignación de beca y queda liberado de compromisos con el Conacyt.

El monto de la beca se ajusta anualmente y corresponde actualmente a 9,800, 11,026 o 14,701 pesos mensuales para especialización, maestría o doctorado, respectivamente. Por ser una beca no reciben aguinaldo y no están sujetos a gravámenes fiscales siendo los becarios y sus dependientes económicos beneficiarios de atención médica por convenio entre el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Conacyt durante la vigencia de la beca.

El 7 de febrero de 2018 y de manera inédita para la comunidad científica de nuestro país, la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió resolución sobre la revisión de un juicio de amparo interpuesto por un becario ante la determinación del Conacyt de retirarle el beneficio de la beca de posgrado por encontrarse en una relación laboral pública, explícita y documentada. El fundamento del amparo consiste en el conflicto entre los artículos 3º y 5º de la Constitución Federal donde se establecen los derechos inalienables de los mexicanos a la educación y al trabajo, respectivamente. El proyecto de resolución sometido por el magistrado Franco González Salas fue votado por unanimidad en el sentido de que … “al no existir una razón constitucional o convencional que justifique la restricción derivada del requisito de dedicación exclusiva, debe concluirse que tal restricción resulta inconstitucional”.


Las consecuencias y oportunidades que esta resolución representa para el programa de becas de posgrado y para el diseño del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación en su totalidad son amplias e importantes y las comentaré en las próximas ediciones de esta columna.

Información adicional

Resolutivo de la segunda sala de la Suprema Corte de Justicia sobre el JUICIO DE NULIDAD EN CONTRA DE LA RESOLUCIÓN DE 25 DE JULIO DE 2016 , QUE INFORMO QUE LA BECA OTORGADA AL QUEJOSO HABÍA SIDO SUSPENDIDA POR INCUMPLIMIENTO ESTABLECIDO EN LA CONVOCATORIA BECAS CONACYT NACIONALES 2016 INVERSIONES EN EL CONOCIMIENTO. CRA JMVR "CONACYT. El otorgamiento de una beca por dicha institución como estudiante de dedicación exclusiva dentro del programa de pos grado, viola el derecho a ejercer un trabajo remunerado."


Proyecto de resolución sometido por el Ministro José Fernando Franco González Salas

martes, 6 de febrero de 2018

Los designios del dios Xólotl



Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 6 de febrero de 2017.


En la mitología mexica, el dios Xólotl (“el animal” en náhuatl) es la deidad del ocaso, de los espíritus, señor del inframundo que ayudaba a los muertos en su viaje al Mictlán. Xólotl era el gemelo de Quetzalcóatl y la personificación maligna de Venus, protector del Sol en su viaje diario a través del inframundo durante la noche. También llevó adelante al género humano entregándole el fuego de la sabiduría y revivía a las personas.
Cuando los dioses debieron ser sacrificados para poner en movimiento al Quinto Sol, Xólotl se rebeló escondiéndose. Primero se convirtió en una planta de maíz de dos cañas o ajolote (xolotl); al ser descubierto echó a correr otra vez y se escondió en un magueyal, donde tomó la forma de una penca doble o mejolote (mexólotl, de metl, maguey y xólotl). Una vez más lo halló el verdugo por lo que escapó de nuevo introduciéndose al agua, donde se transformó en un anfibio llamado ajolote (axolotl, de atl, agua y xólotl). Ésta fue su última metamorfosis. Finalmente, cayó en manos del verdugo quien le dio muerte.
El ajolote es una especie de salamandra endémica de los lagos del Valle de México, su nombre científico es Ambystoma mexicanum y se caracteriza por su habilidad de regeneración: no forma cicatrices y es capaz de regenerar extremidades e inclusive partes de órganos en cuestión de meses. También pueden aceptar con facilidad transplantes de otros individuos recuperando la funcionalidad de los mismos aún en órganos complejos como los ojos o el cerebro. Su capacidad de regeneración es tan amplia que, bajo condiciones particulares, es capaz no solo de regenerar una extremidad dañada o amputada sino que lo hace con dos miembros.
El atractivo de esta especie es tal que inclusive la conocida serie Pokémon lo utiliza de modelo para uno de sus personajes, el pokémon tipo agua/tierra Wooper y su evolución Quagsire. En el ámbito científico, sus características de desarrollo lo han hecho un modelo de estudio muy apreciado desde que Auguste Duméril recibió los primeros seis ejemplares en el Jardín Botánico de París en 1863 y hasta el pasado primero de febrero de 2018, día en que se publica en la prestigiada revista científica Nature el artículo titulado: “El genoma del ajolote y la evolución de reguladores clave en la formación de tejido”.
La secuencia del genoma de un organismo es la expresión física de todas sus características genéticas, es el texto del libro de la vida. Gracias al trabajo de los 19 investigadores científicos autores del trabajo, entre los que se encuentran dos mexicanos, ahora podremos escudriñar con detalle qué hace diferente al ajolote no solo de otras salamandras sino de todos los demás vertebrados quienes carecemos de la capacidad de regeneración. El primer indicio resultó ser la falta de un gene llamado Pax3 que se encuentra normalmente en peces y anfibios y su reemplazo por otro nuevo, llamado AmPax7. Se sabe que Pax3 juega un papel crítico en la formación de tejido durante el desarrollo del embrión y lo hace también después del nacimiento, siempre mediante la regulación de la expresión de otros genes particulares siendo lo que llamamos un factor de transcripción.

La identificación de Pax3 es sólo el inicio y gracias a la obtención del genoma del ajolote se acelerará una rama nueva de la medicina llamada medicina regenerativa, una de las más ambiciosas e importantes del siglo XXI. Gracias a la medicina regenerativa se podrá cambiar para siempre la forma como envejecemos y, quién sabe, quizá encontremos la llave para la puerta de la inmortalidad. Desafortunadamente el ajolote está en peligro de extinción por la explotación irracional del agua de los lagos del Valle de México. Ayudemos a su conservación y de esta forma lograremos que el dios Xólotl, quien le tuvo odio ala muerte y quiso escapar de ella mediante sus poderes de transformación, cumpla sus designios. 

Información adicional

Texto libre del artículo "The axolotl genome and the evolution of key tissue formation regulators" por Tanaka y colaboradores

Información sobre el gene Pax3

Página del Dr. Alfredo Cruz Ramírez, colaborador del artículo del genoma del ajolote, en el LANGEBIO