Registro de seguidores

lunes, 4 de abril de 2016

Ya es tiempo de los biocombustibles

Artículo publicado originalmente por Brenda Valderrama en la columna "Reivindicando a Plutón" del Sol de Cuernavaca el 4 de abril de 2016.


Noticia de última hora: “Con la intención de reducir los altos niveles de smog, las autoridades de la ciudad han decretado que ningún carro o motocicleta podrá circular a partir de esta mañana de las 10 de las mañana a las 4 de la tarde. Como medida compensatoria, se anuncia una reducción permanente en el costo del transporte público, conocido como boleto anti-smog. La desesperada medida se implanta después de las autoridades aceptaran públicamente el fracaso del programa que prohíbe la circulación de la mitad de los autos de la ciudad, alternando las placas terminadas en números pares y nones, así como la restricción permanente a todos los motores de diesel de modelos antiguos. La junta directiva de calidad del aire podrá emitir, dependiendo de la evolución de los indicadores, medidas complementarias en el transcurso de las próximas semanas. Repetimos, ningún auto o motocicleta tendrá permitido circular en los próximos dos días”.

 Imagínense la sorpresa y el disgusto que se llevaron los habitantes de la ciudad de Roma cuando escucharon, el pasado 28 de diciembre de 2015, ésta noticia en todos los noticieros de radio y televisión. Así, sin previo aviso, quedaba prohibido el uso de autos particulares y todos a caminar si es que quisieran llegar a la escuela o a sus lugares de trabajo. Estas duras medidas han sido, sin embargo, aceptada sin protesta por los 2.6 millones de romanos sensibilizados desde antes con la gravedad de la situación de la calidad del aire de la ciudad tal como lo demuestran los estudios realizados por Cesaroni y colaboradores los cuales indicaron que los altos niveles de contaminación medidos como óxido nitroso y polvo inhalable (PM2.5) podrían haber sido la causa de decenas de miles de casos mortales de accidentes cardiovasculares, enfermedades respiratorias y cáncer de pulmón.
Todos sabemos del riesgo de la contaminación sobre la salud, sin embargo, el crecimiento desordenado de las ciudades, la concentración de los sitios de trabajo en sitios lejanos de las zonas habitacionales y la mala calidad del servicio de transporte público han impulsado la adquisición de automóviles particulares al nivel de que en estos momentos en Cuernavaca existe un auto por cada 6 personas.

La cercana crisis ambiental de la Ciudad de México debe servirnos de alerta para atender y, si es posible, evitar que la contaminación del aire de nuestras ciudades llegue a niveles catastróficos. Se ha hablado mucho de optimizar las rutas del transporte colectivo, de actualizar el modelo de camiones y minibuses, de impulsar el uso de bicicletas y autos eléctricos, de eliminar el estacionamiento de particulares en la vía pública, de transformar las ciudades en policéntricas y de mejorar la eficiencia de calderas y aires acondicionados. Estas medidas, de poderse llevar a cabo, mejorarían sin duda la calidad del aire al reducir las emisiones atmosféricas sin embargo considero que existe un tema adicional que aceleraría el cambio y que no ha sido mencionado por ninguna autoridad y es el uso de biocombustibles, en particular biodiesel.

Los motores de compresión, típicos en camiones y tráilers, utilizan diesel en lugar de gasolina. El diesel proviene del procesamiento del petróleo y su combustión es una de las principales fuentes de contaminantes como óxidos nitrosos y de azufre y también de partículas inhalables (PM10). El biodiesel es la alternativa ecológica al diesel. Proveniente del procesamiento de aceites vegetales, no aumenta la concentración de bióxido de carbono o de otros gases de efecto invernadero. Sus niveles de óxidos nitrosos y de azufre son mínimos y su mejor combustión reduce la emisión de partículas inhalables. Al ser químicamente idéntico al diesel de petróleo, no es necesario realizar ningún ajuste a los motores convirtiéndolos en transporte 100% ecológico.

Las plantas más comunes para la producción de biodiesel son el girasol, la canola, el cacahuate, el algodón y el piñón mexicano también conocido por su nombre científico, Jatropha curcas. La siembra de cultivos energéticos es ya una actividad estratégica en España, Brasil o Argentina, países que han multiplicado la superficie sembrada. La producción de biodiesel no solo mejora el medio ambiente, también refuerza la balanza comercial de países importadores de petróleo y favorece el desarrollo y estabilización de productores rurales en zonas de alta marginación.

El reto y la oportunidad que existe ahora es el desarrollo tecnológico que permita, por un lado, reducir los costos financieros y ambientales de los cultivos energéticos abatiendo el uso de plaguicidas, fertilizantes y riego, y por otro lado, el diseño de nuevos procesos industriales más eficientes y eficaces, que permitan la producción de biodiesel por debajo del precio del diesel convencional.

México se encuentra en el camino correcto. En un esfuerzo colectivo reciente, un grupo de especialistas agrícolas desarrolló una estrategia tecnológica de bajo costo que permite la siembra masiva de variedades no tóxicas del piñón mexicano la cual inició el año pasado con las primeras 350 hectáreas. De manera paralela, la Secretaría de Energía destinó 3 mil millones de pesos a un consorcio de cinco grupos para el desarrollo de los biocombustibles, entre ellos el biodiesel.

En el marco de la reforma energética se abre el camino para la inversión privada en la producción de biodiesel y el panorama es más que atractivo. Suponiendo, conservadoramente, que se sustituyera solamente el 40% del diesel se necesitarían 120 mil barriles diarios del biocombustible con un valor de mercado de 286 millones de pesos diarios.

El viraje hacia los biocombustibles ayudaría a reducir el tiempo necesario para transformar nuestros hábitos de transporte en alternativas más saludables y ambientalmente amigables. Misma potencia, menor contaminación.

Información adicional

Atlas de la agroenergía y los biocombustibles en las Américas

Efecto de la exposición prolongada a contaminantes ambientales en una cohorte de un millón de adultos en Roma

Reporte nacional de movilidad urbana en México 2014-2015

2 comentarios:

  1. Doña brenda, le escribo de Michoacan, la felicito por su espíritu de contribución a la sociedad con su conocimiento, ojala pudiera multiplicar la difusión vía tecnológicos y bachilleratos

    ResponderEliminar
  2. Estimado Elías, agradezco sus amables palabras. Mis aportaciones son de acceso público. Por favor siéntase en libertad de compartirlas.

    ResponderEliminar